Y otras formas de no monogamia

 

¿Es posible el poliamor?

Durante años –y todavía hoy- nos han dicho que la monogamia es la única manera –y por tanto la correcta- de relacionarnos; que la pareja heterosexual es el vínculo afectivo natural entre las personas –todo lo demás son desviaciones-, y que el amor y la sexualidad deben ofrecerse en exclusiva a una única persona, a ser posible de por vida y con el objetivo de tener descendencia.

No es así. Al menos no para todos. Hay personas que hemos decidido vivir el amor y nuestra sexualidad libremente. Eso no significa que seamos personas con pánico al compromiso, adictas al sexo o indefinidas. Somos personas que nos atrevemos a querer a nuestra manera, sin que nadie nos imponga cómo debemos hacerlo.

Hablemosdepoliamor.com es un espacio para compartir, cuestionar y construir nuevos modelos de relación. Si te sientes fuera del mapa porque nadie ha puesto sobre la mesa tu manera de entender el amor y la sexualidad, sé la primera persona en darle nombre a tu realidad. Porque existe y es legítima, si todas las partes implicadas están ahí libre y conscientemente. Que nadie te haga creer lo contrario.

Hablemos de poliamor y otras formas de no monogamia. Hablemos de las infinitas maneras de relacionarnos; de orientación sexual e identidad de género. Hablemos de monogamia. Hablemos de sexo, fetichismos y perversiones varias. Hablemos de amor. Pero sobre todo pongámoslo en práctica.

Algunos aspectos a tener siempre presentes
  • Para disfrutar del poliamor o cualquier tipo de relación no monógama es imprescindible que tengas una relación satisfactoria y de amor contigo misma
  • Quien cree que el amor es un recurso finito tendrá siempre miedo de compartirlo con más de una persona, por temor a que se agote. Pero por suerte el amor no conoce límites, sólo los que tú decidas ponerle.
  • Si piensas que debes encontrar a tu media naranja, partes de la idea que eres una persona incompleta. Siendo tú misma y entera, no necesitarás añadir mitades, sino que podrás disfrutar de toda “una macedonia de frutas” a tu alrededor
  • El sexo ni es sucio ni es inmoral, es algo maravilloso y nadie debería decirte cuál es la manera correcta o incorrecta de vivirlo. ¡Sé coherente contigo misma y deja volar tu imaginación y tus emociones! Y recuerda, el sexo es muuuucho más que una simple penetración pene-vagina. Defínelo tú misma.
  • El poliamor no es sinónimo de miedo al compromiso ni es un eufemismo para la promiscuidad. El poliamor y cualquier práctica no monógama ética y consensuada requieren más esfuerzo, valor, compromiso y comunicación que una relación monógama convencional. ¡No es un estilo de vida apto para vagos y cobardes! Si lo que quieres es sexo fácil, búscalo de otra manera.
RECENT POSTS

Un anillo en el dedo no provoca una anestesia en los genitales

(Fragmento de Ética Promiscua, de Dossie Easton y Janet W. Hardy)